¿Por qué odio los party games?

-¡Hey chicos, he traído el Party!

Cada vez que alguien suelta esto en una reunión/fiesta/cena busco donde esconderme. La última vez dije que me negaba, que no tenía problemas en que jugasen los demás… pero claro, eso no vale, o jugamos todos o ninguno, por una especie de ley no escrita que obliga a la participación de todos los presentes.

¿Por qué mi odio visceral a juegos de este tipo? Venga, voy a despotricar un poco que me apetece.

party game
No se lo pasan bien, celebran que ya acabó el tedio, o sea la partida

¿Qué es un party game?

En el argot, suele llamarse así a los juegos diseñados para muchos jugadores con un gran componente social y mecánicas sencillas.

En MI argot, los party games son los juegos a los que juegan los muggles, o sea la gente no friki. Que por el motivo que sea (no voy a entrar en esto) están «bien vistos» socialmente hablando. Y que son conocidos por todo el mundo.

Ejemplos de party games: el Trivial Pursuit, el Party, el Pictionary, el Scattergories, el Tabú… Y según mi propia definición, también entrarían aquí el Parchís, la Oca, los juegos tipo karaoke, mímica, etc.

No meto dentro de esta categoría a los clásicos juegos de cartas (léase que se juegan con baraja de naipes) o juegos de beber. Aunque sean conocidos por todo el mundo, la componente social es menor, y las mecánicas pueden estar muy bien diseñadas aunque sean simples. El Mus o el Póker, por ejemplo, son obras de arte del diseño de juegos, y su fama es merecida.

¿Por qué odio los party games?

Vaya por delante que no odio todos los party games, y que respeto a la gente a la que le gustan (ojalá pudiese decir lo contrario a la inversa): cualquier forma de entretenimiento lúdico sano me parece estupendo.

Pero la realidad es que cada vez aborrezco más estos juegos. He aquí las razones:

1 Porque con frecuencia son humillantes si no tienes determinadas habilidades/conocimientos

Muchos de los más conocidos party games son en realidad exámenes de «cultura general» que dejan en evidencia a los jugadores. En particular los juegos de preguntas y respuestas tipo Trivial, o que implican explicar o dibujar un concepto, como el Tabú o el Pictionary.

El pobre jugador, que no conoce dicho concepto, con frecuencia se enfrenta a la mirada de incredulidad con cierto toque de desprecio por parte de otros jugadores. «¿Pero cómo no vas a saber quién escribió Guerra y paz, o sea? ¡Pero si es muy fácil!», a lo que cabría preguntarse si el mismo listillo que habla se ha leído (o siquiera sabe de qué trata) dicho libro.

La cosa se hace especialmente sangrante cuando no sólo tienes los conocimientos adecuados, sino que superas con creces a los del juego en cuestión, y sin embargo se impone lo que está escrito en una puñetera tarjeta.

Me acuerdo perfectamente del día en que dejé de jugar al Trivial. La pregunta en cuestión era quién había tomado Berlín durante la Segunda Guerra Mundial. Mi respuesta fue «los rusos», pero en la tarjeta ponía «la Unión Soviética». La persona con la que jugaba no me la dio por buena, y yo le dije que no volvería a jugar con ella (ni con nadie más).

Vale, de acuerdo, en este caso no fue un fallo del juego en sí, pero no deja de ser un problema derivado de un concepto común a estos juegos: las reglas son tan sencillas que casos como éste (demasiado frecuentes) quedan a discreción de los jugadores… por tanto, es un error de diseño del juego.

2 Porque las mecánicas, por llamarlo de alguna forma, son absurdas

No hay que confundir sencillez con falta de calidad. Hace poco hablábamos del Mascarade, que siendo sencillísimo no deja de estar bien diseñado y ser divertido. Por cierto, ¿podría el Mascarade pasar por un party game? Según la definición estándar sí, porque la componente social lo es casi todo y la mecánica es sencillísima; según la mía no: los muggles siguen viendo con cara rara a los jugadores de este juego.

Pero es que el diseño de la mayoría de los party games brilla por su ausencia. En el caso de los juegos de conocimientos/habilidades, realmente lo que menos importa es la estrategia de los jugadores: gana el que más acierta. O sea, gana el más listo, el más culto o el más creativo, no el que mejor juega.

Y en el caso de juegos como la Oca o el Parchís, de nuevo no hay estrategia alguna, los jugadores toman poca o ninguna decisión: no gana el que mejor juega, sino el que tiene más suerte con el dado. Vamos a acortar la agonía: tiramos un dado, y el que saque más, gana.

3 Porque casi nunca son divertidos

No sé qué hay de divertido en saber responder una pregunta, o saber dibujar determinado concepto. Es cierto que a veces suelen meter un reloj de arena para darle cierto carácter trepidante al juego, poniendo nervioso al jugador. Pero la sensación que se te queda al jugar no es de diversión o emoción, sino de agobio… y eso cuando no es frustración, porque en los casos en los que no se sabe qué hacer, ves pasar el reloj de arena demasiado lentamente.

Cierto es que en los casos en los que se potencia la creatividad pueden darse situaciones divertidas, pero eso es un mérito de los jugadores, no del diseño del juego en sí.

El caso es que los party games pueden ser entretenidos en general, un pasatiempo, pero casi nunca son divertidos.

party games
Nadie se divierte, son actores

En un capítulo de Cómo conocí a vuestra madre, Marshall inventa un juego con, y cito textualmente, «lo mejor de los mejores juegos de mesa de la historia», al que llama marshgammon. El resultado es un bodrio que ni siquiera en la propia serie divierte a nadie. Pero claro, «los mejores juegos de mesa» según Marshall son todos party games que por sí solos no resultan divertidos, sólo que encima con una mecánica incomprensible. Aburrimiento elevado al cuadrado.

De todos modos este hecho está directamente relacionado con el último motivo de esta lista, que dejo para el final por ser el más importante.

4 Porque sus componentes son prescindibles, y por tanto es un timo comprarlos

No hay prácticamente ningún party game que no pueda jugarse prescindiendo de toda la basura que traen. Y ése es el motivo por el que la mayoría de estos juegos tienen su versión digital (casi siempre gratuita).

El tablero del Trivial es lo de menos, pues como dije, lo que importa es acertar más preguntas. Con frecuencia la gente prescinde de esto y se limita a «jugar» respondiendo directamente las preguntas de las tarjetas. Para «jugar» al Pictionary sólo hace falta un papel, un lápiz y un diccionario; todo lo demás que viene en la caja es prescindible.

Y ya no digamos los juegos de mímica o actuación. Para jugar a las películas nunca hizo falta material alguno aparte de las dotes interpretativas y la imaginación, pero si le pones un tablero, un dado y unas tarjetas parece que ya estás jugando a otra cosa.

En general, los party games no necesitan de ningún componente que no se pueda improvisar. Por eso me parece tan sangrante que te cobren lo que te suelen cobrar por una caja.

5 Por la reticencia de los muggles a aprender a jugar a otros juegos

Por algún motivo, cuesta muchísimo que alguien no acostumbrado a los juegos de mesa «de verdad» se anime a probar con éstos, dando por hecho que cualquier party game es más adecuado para la reunión en cuestión.

Curiosamente… no, curiosamente no… inevitablemente después de probar con el juego de mesa «de verdad» el party game pasa a ocupar el lugar de segunda opción que siempre debería tener. Pero para eso hay que vencer la resistencia del muggle a aprender a jugar a algo nuevo, algo que no suele resultar tan sencillo, sobre todo si estamos en minoría.

Afortunadamente el hecho de que cada vez más centros comerciales y grandes superficies hayan visto por fin el filón de los juegos de mesa en plena edad dorada, hace que se dé una especie de normalización de estos juegos entre el público general. Vamos, que poco a poco dejan de ser «cosas de frikis». Y eso ayuda.

party games
La familia «perfecta» jugando. ¿Puede haber sonrisas más forzadas?

Pero el motivo principal, como decía antes, es…

Porque no hay historia

Puede parecer una tontería, pero el simple hecho de que haya un argumento de fondo es fundamental. Por tonto o simplón que sea, el argumento le permite a los jugadores meterse en la piel de un personaje, buscar un objetivo, empatizar con la ficha de colores.

Imaginemos un juego en el que se recrea una escena de cualquier peli de zombies. Los reclusos de un centro penitenciario tienen que escapar del mismo antes de que sea invadido por la marea zombi, pero la única forma de huir es mediante un helicóptero que está en el tejado del mismo, y que sólo tiene cabida para cuatro pasajeros.

Así que los reclusos se enzarzan en una carrera unos contra otros, primero teniendo que escapar de sus respectivas celdas, y después corriendo hacia el helicóptero, obstaculizando en la medida de lo posible a otros grupos.

Ya tenemos un argumento para el Parchís. Si pintamos el tablero del parchís con las ilustraciones adecuadas y en vez de fichas de colores metemos miniaturas de los reclusos, la cosa cambia bastante, ¿no? Seguiría siendo un mal juego por la mecánica tan aleatoria, pero al menos ganaría en emoción.

Éste es el gran problema de casi todos los party games. Lo que me lleva a la siguiente afirmación (tal vez algo arriesgada): el alma de cualquier juego es la historia, y por tanto, un juego sin historia no vale nada.

party game
Dixit

Honrosas excepciones

Es cierto que no todos los party games son así. Por suerte los juegos evolucionan, y también esta categoría tiene ejemplos que se salvan de la quema. Aquí van dos ejemplos (ambos con una puntuación superior a 7 en la BGG):

  • Código Secreto: un juego que recrea dos grupos de espías que tienen que adivinar un código. Es simple y rápido (partidas de 15 minutos), pero te estruja el cerebro. De momento ya tiene algo de historia, con lo que para mí gana a cualquier otro party game clásico.
  • Dixit: pocos juegos potencian la imaginación como éste. En cada turno hay una figura de «cuentacuentos», que no tiene que contar un cuento pero sí inventarse algo que describa de refilón una de sus cartas. Aquí no es que el juego tenga historia, es que va de inventarse minihistorias. Además, sus cartas tienen ilustraciones preciosas. Atención, hay múltiples variantes y expansiones, en caso de duda buscar el original.

Los categorizo como party games porque tienen mecánicas muy simples y la componente social es parte fundamental de ambos, y porque, según mi propia definición, están aceptados por el mundo muggle. Al final del artículo tenéis como siempre los enlaces a Amazon por si os interesan.

party games
Código Secreto

¿Por qué me gustan otros juegos?

Claro, después de lo que he escrito puede parecer que no me gusta el componente social de los juegos de mesa. Al contrario, si sois fieles seguidores de mis artículos en la Taberna sabréis que precisamente una de las cosas que más me gustan es compartir buenos ratos con amigos o familiares alrededor de un buen juego.

El componente social para mí es fundamental. Una de las cosas que decía en este artículo que no entendía muy bien es el hecho de jugar en solitario a un juego de mesa, opción lúdica perfectamente válida que otros insignes jugones disfrutan. No es mi caso.

Pero el juego tiene que estar bien diseñado, y sobre todo tiene que transportarme a otro mundo, a otra escena, a otro rol. Un emocionante duelo en el salvaje oeste, una batalla de la Segunda Guerra Mundial, o la lucha por ser el pirata más famoso.

Tal vez ya me he hecho demasiado cascarrabias como para poder disfrutar con otra cosa, o tal vez simplemente ya estoy demasiado viejo para esto.


¿Te ha gustado el artículo? ¡Me alegro! Pues ahora te agradecería que hagas algo tú por mí. Por ejemplo:

  1. ¡Colabora! ¡Ayuda a mantener la Taberna!
  2. Suscríbete a la Newsletter. Es fácil, gratis, y te puedes dar de baja cuando quieras.
  3. Compártelo en las redes sociales. Un simple clic en el icono correspondiente.
  4. Deja un comentario. ¡Los respondo todos!

25 comentarios en “¿Por qué odio los party games?”

  1. Ant Germen LM

    Nunca había sido capaz de entender mi odio irracional hacia los party games. Gracias por explicármelo y hacérmelo entender jajajaja.

    Soy una persona a la que le encanta más quedar para echar una cerveza y disfrutar de algún entretenimiento que salir de fiesta. Sin embargo, cuando hay reuniones familiares/amigos y se propone jugar uno de estos partygames me pasa como a tí: salgo huyendo.

    Estoy de acuerdo en casi todos los aspectos (quizás no tanto en el de diversión porque, como dice klimtrax, es obvio que divierte), sobretodo en el primero: parecen exámenes de conocimiento/habilidad donde solo gana el más hábil en ese juego (dibujar, conocimiento, etc.) sin importar lo bien que puedas desarrollar diferentes habilidades (me recuerda a la escuela) y haciendo que solo se diviertan la mitad de los participantes.

    Respecto al Parchís, a mí nunca me ha gustado pero de pequeño he visto mucho jugar a mis padres y tíos y considero que SI es un juego con estrategia: atendiendo a tus dados debes elegir a quién «comerle» la ficha para beneficiarte, a quién bloquearle el paso, etc. (en juegos de rol tambien dependes de los dados y no quita que les pase lo que comentas con el parchís).

    1. Bien, me alegro que coincidamos. El parchís… bueno, sí, hay cierta toma de decisiones, pero tampoco muy significativa; desde luego no gana el que juega mejor, sino el que tiene más suerte en los dados. Obvio que en cualquier juego de dados, por muy bien que juegues, si la suerte no acompaña no hay nada que hacer. Pero suele haber más o menos grados de influencia en la partida.

      Sin embargo el parchís tal vez sea de los party games que me parecen más entretenido, eso sí lo confieso. Al menos no me hacen cantar…

  2. Ant Germen LM

    Nunca había sido capaz de entender mi odio irracional hacia los party games. Gracias por explicármelo y hacérmelo entender jajajaja.

    Soy una persona a la que le encanta más quedar para echar una cerveza y disfrutar de algún entretenimiento que salir de fiesta. Sin embargo, cuando hay reuniones familiares/amigos y se propone jugar uno de estos partygames me pasa como a tí: salgo huyendo.

    Estoy de acuerdo en casi todos los aspectos (quizás no tanto en el de diversión porque, como dice klimtrax, es obvio que divierte), sobretodo en el primero: parecen exámenes de conocimiento/habilidad donde solo gana el más hábil en ese juego (dibujar, conocimiento, etc.) sin importar lo bien que puedas desarrollar diferentes habilidades (me recuerda a la escuela) y haciendo que solo se diviertan la mitad de los participantes.

    Respecto al Parchís, a mí nunca me ha gustado pero de pequeño he visto mucho jugar a mis padres y tíos y considero que SI es un juego con estrategia: atendiendo a tus dados debes elegir a quién «comerle» la ficha para beneficiarte, a quién bloquearle el paso, etc. (en juegos de rol tambien dependes de los dados y no quita que les pase lo que comentas con el parchís).

    1. Bien, me alegro que coincidamos. El parchís… bueno, sí, hay cierta toma de decisiones, pero tampoco muy significativa; desde luego no gana el que juega mejor, sino el que tiene más suerte en los dados. Obvio que en cualquier juego de dados, por muy bien que juegues, si la suerte no acompaña no hay nada que hacer. Pero suele haber más o menos grados de influencia en la partida.

      Sin embargo el parchís tal vez sea de los party games que me parecen más entretenido, eso sí lo confieso. Al menos no me hacen cantar…

  3. Pingback: Gamificación o aprender jugando - La taberna de Brottor

  4. Klimtrax el gnomo

    Mmm… Creo que con este tema voy a hacer un poco de oposición (en esta taberna no se discute suficiente, hace tiempo ya que no veo una mesa volando por los aires…).
    La categoría no es Party Games
    Pues eso. Creo que el rant de Brottor es hacia juegos comercialmente populares, que no es lo mismo. Es cierto que hay cierto solapamiento entre ambas categorías, pero no todos los juegos comerciales son de tipo ‘party’, y desde luego hay mogollón de juegos tipo ‘party’ que son marginales y bien vistos por los gamers. El Cluedo, el Scattergories, el Conecta 4… todos son juegos del tipo denostado por el artículo, pero no tienen nada de ‘party’, creo yo. El Bonanza es un juego ‘party’ de libro, pero no tiene nada de comercial.
    Son malos juegos… depende
    No son divertidos / son absurdos / son un timo… Hombre, esto, la verdad, depende de cada cual. Si la gente se lo pasa bien jugando a ellos (y evidentemente lo hace), sinceramente hay que rendirse a la evidencia: son divertidos (y por tanto, buenos juegos) para muchísima gente. Evidentemente los especialistas están (estamos) en un estado de ilustración que, habiendo experimentado otro nivel, lo más básico nos parece de mala calidad.
    Pero es que esto se puede trasladar a otros ámbitos del ocio y la creatividad: no creo que podamos tomar como referencia la opinión de la élite (los que más saben de cine, de literatura, de pintura…) sobre qué constituye una buena peli, o un buen libro, o un buen cuadro, porque su conocimiento de expertos les coloca en otro nivel de apreciación y convierte a todo menos lo mejor de lo mejor en mediocre.
    No se basan en humillar
    Totalmente de acuerdo con el ejemplo del Trivial, a mí tampoco me gusta. Porque ni siquiera es una prueba de conocimientos (que ya de por sí me causa reticencias), sino que gana el que ha jugado más veces y ha memorizado más tarjetas, que es peor.
    Pero extrapolar esto a todos los juegos del artículo me parece injusto. Sinceramente, no consigo pensar en otro ejemplo de un juego que tenga el mismo patrón de ‘hacer de menos’ al que no sabe superar una prueba/fase/pregunta. Obviamente si no sabes dibujar vas a perder al Pictionary. Pero es que si no tienes sentido estratégico vas a perder al Scythe, si no sabes sumar vas a perder al Great Western Trail, y si no sabes hacer teatro vas a perder al Codenames. A todo el mundo se le da bien unas cosas y otras no; no creo que los juegos populares se caractericen en general por humillar al perdedor. Los jugadores que los juegan, esa es otra cuestión.
    El juego no es la historia
    Brottor extermina de un plumazo todos los juegos abstractos sin remisión. Hombre, no es para tanto. Anda que no hay juegazos en los que la ambientación no existe, o no tiene ninguna importancia. Los fans de Hive, Onitama, Santorini, Splendor… pueden sentirse un poco menospreciados, me temo.

    Yo creo que hay que separar dos conceptos que el artículo parece mezclar: por un lado, es cierto que el común de los mortales tiene reticencias a sentarse a jugar juegos de mesa desconocidos. Pero esto, para mí, es totalmente respetable. A mí no me gusta bailar, ni tomar el sol, ni ver películas en el cine; pero no me gusta que la gente que sí lo disfruta me mire despectivamente con actitud ‘haya tú, no sabes divertirte, no sabes lo que te pierdes’. El respeto a lo que la gente quiere hacer con su ocio es la clave; a partir de ahí, sondear con tiento, tratar de atraerles con juegos aparentemente inocuos… y si no funciona, pues nada.
    El otro concepto es el desprecio a nuestros gustos por ‘frikis’. Ahí sí que estoy totalmente de acuerdo, habría que erradicar este problema de la (in)cultura general; pero, sinceramente yo no creo que sea la causa principal por la que alguien te ve jugando al Twilight Struggle y piensa ‘Mmm… paso’. Lo cierto es que vistos desde fuera estos juegos intimidan, no nos puede extrañar que la gente prefiera la seguridad de lo conocido.

    1. Bien, joder, demasiado buenrollismo había por aquí, ya echaba yo en falta que alguien me llevara un poco la contraria.

      Bueno, voy a empezar repitiendo lo que dije al principio del artículo, y para que quedase claro lo puse en negrita. Copypasteo: «Vaya por delante que no odio todos los party games, y que respeto a la gente a la que le gustan (ojalá pudiese decir lo contrario a la inversa): cualquier forma de entretenimiento lúdico sano me parece estupendo.»

      Como bien dices, el respeto es la clave de todo. Así que por favor, que no se me sientan menospreciados los fans de ningún juego. Este artículo es «por qué yo, Brottor, odio los party games», opinión personal absolutamente subjetiva, sin meterme con nadie. Despotrique gratuito, que para eso es mi blog y de vez en cuando tengo que desahogarme, que hace mucho que no me pego con un elfo.

      Por lo demás, poco que añadir a tu comentario. El Bohnanza no sé si lo metería en el saco de los party games, su componente social es indudable, pero es que todos los juegos de mesa la tienen (o deberían tenerla). Según mi definición, no lo es: los muggles lo miran con cara rara, al menos al principio. Anyway, si lo es, entonces lo meto en la categoría de Honrosas excepciones, donde hay cabida para más juegos aparte del Dixit y el Código secreto, claro.

      Tan sólo voy a discrepar en una cosa: «Si la gente se lo pasa bien jugando a ellos (y evidentemente lo hace), sinceramente hay que rendirse a la evidencia: son divertidos (y por tanto, buenos juegos) para muchísima gente».

      Es verdad que el criterio de los (supuestos) expertos no es más que un criterio, y no debería ser más válido que el del resto, al menos en lo que a gustos se refiere. Por poner un ejemplo, yo soy de los que dicen que la peli del Equipo A no está nada mal, y me la suda lo que opine el resto.

      Pero en tu afirmación creo que hay que señalar un hecho, y es que en general la gente que juega a estos juegos populares no ha probado otros juegos mucho mejores. Es como si te gustan los San Jacobos… pues sí, están ricos, pero entonces un buen día alguien te pone un buen cachopo delante, y tu listón y tu vida cambian. A lo mejor es en ese momento cuando te das cuenta de que realmente antes no te estabas divirtiendo, sólo pasando el rato en sociedad. Que lo que te divertía (¿entretenía?) era pasar el tiempo con tus amigos, no el juego en sí, que no era bueno.

      Pero repito, máximo respeto a quien le gusten los party games.

      Y perdón por la extensión de la respuesta, pero tu comentario lo merecía.

  5. Klimtrax el gnomo

    Mmm… Creo que con este tema voy a hacer un poco de oposición (en esta taberna no se discute suficiente, hace tiempo ya que no veo una mesa volando por los aires…).
    La categoría no es Party Games
    Pues eso. Creo que el rant de Brottor es hacia juegos comercialmente populares, que no es lo mismo. Es cierto que hay cierto solapamiento entre ambas categorías, pero no todos los juegos comerciales son de tipo ‘party’, y desde luego hay mogollón de juegos tipo ‘party’ que son marginales y bien vistos por los gamers. El Cluedo, el Scattergories, el Conecta 4… todos son juegos del tipo denostado por el artículo, pero no tienen nada de ‘party’, creo yo. El Bonanza es un juego ‘party’ de libro, pero no tiene nada de comercial.
    Son malos juegos… depende
    No son divertidos / son absurdos / son un timo… Hombre, esto, la verdad, depende de cada cual. Si la gente se lo pasa bien jugando a ellos (y evidentemente lo hace), sinceramente hay que rendirse a la evidencia: son divertidos (y por tanto, buenos juegos) para muchísima gente. Evidentemente los especialistas están (estamos) en un estado de ilustración que, habiendo experimentado otro nivel, lo más básico nos parece de mala calidad.
    Pero es que esto se puede trasladar a otros ámbitos del ocio y la creatividad: no creo que podamos tomar como referencia la opinión de la élite (los que más saben de cine, de literatura, de pintura…) sobre qué constituye una buena peli, o un buen libro, o un buen cuadro, porque su conocimiento de expertos les coloca en otro nivel de apreciación y convierte a todo menos lo mejor de lo mejor en mediocre.
    No se basan en humillar
    Totalmente de acuerdo con el ejemplo del Trivial, a mí tampoco me gusta. Porque ni siquiera es una prueba de conocimientos (que ya de por sí me causa reticencias), sino que gana el que ha jugado más veces y ha memorizado más tarjetas, que es peor.
    Pero extrapolar esto a todos los juegos del artículo me parece injusto. Sinceramente, no consigo pensar en otro ejemplo de un juego que tenga el mismo patrón de ‘hacer de menos’ al que no sabe superar una prueba/fase/pregunta. Obviamente si no sabes dibujar vas a perder al Pictionary. Pero es que si no tienes sentido estratégico vas a perder al Scythe, si no sabes sumar vas a perder al Great Western Trail, y si no sabes hacer teatro vas a perder al Codenames. A todo el mundo se le da bien unas cosas y otras no; no creo que los juegos populares se caractericen en general por humillar al perdedor. Los jugadores que los juegan, esa es otra cuestión.
    El juego no es la historia
    Brottor extermina de un plumazo todos los juegos abstractos sin remisión. Hombre, no es para tanto. Anda que no hay juegazos en los que la ambientación no existe, o no tiene ninguna importancia. Los fans de Hive, Onitama, Santorini, Splendor… pueden sentirse un poco menospreciados, me temo.

    Yo creo que hay que separar dos conceptos que el artículo parece mezclar: por un lado, es cierto que el común de los mortales tiene reticencias a sentarse a jugar juegos de mesa desconocidos. Pero esto, para mí, es totalmente respetable. A mí no me gusta bailar, ni tomar el sol, ni ver películas en el cine; pero no me gusta que la gente que sí lo disfruta me mire despectivamente con actitud ‘haya tú, no sabes divertirte, no sabes lo que te pierdes’. El respeto a lo que la gente quiere hacer con su ocio es la clave; a partir de ahí, sondear con tiento, tratar de atraerles con juegos aparentemente inocuos… y si no funciona, pues nada.
    El otro concepto es el desprecio a nuestros gustos por ‘frikis’. Ahí sí que estoy totalmente de acuerdo, habría que erradicar este problema de la (in)cultura general; pero, sinceramente yo no creo que sea la causa principal por la que alguien te ve jugando al Twilight Struggle y piensa ‘Mmm… paso’. Lo cierto es que vistos desde fuera estos juegos intimidan, no nos puede extrañar que la gente prefiera la seguridad de lo conocido.

    1. Bien, joder, demasiado buenrollismo había por aquí, ya echaba yo en falta que alguien me llevara un poco la contraria.

      Bueno, voy a empezar repitiendo lo que dije al principio del artículo, y para que quedase claro lo puse en negrita. Copypasteo: «Vaya por delante que no odio todos los party games, y que respeto a la gente a la que le gustan (ojalá pudiese decir lo contrario a la inversa): cualquier forma de entretenimiento lúdico sano me parece estupendo.»

      Como bien dices, el respeto es la clave de todo. Así que por favor, que no se me sientan menospreciados los fans de ningún juego. Este artículo es «por qué yo, Brottor, odio los party games», opinión personal absolutamente subjetiva, sin meterme con nadie. Despotrique gratuito, que para eso es mi blog y de vez en cuando tengo que desahogarme, que hace mucho que no me pego con un elfo.

      Por lo demás, poco que añadir a tu comentario. El Bohnanza no sé si lo metería en el saco de los party games, su componente social es indudable, pero es que todos los juegos de mesa la tienen (o deberían tenerla). Según mi definición, no lo es: los muggles lo miran con cara rara, al menos al principio. Anyway, si lo es, entonces lo meto en la categoría de Honrosas excepciones, donde hay cabida para más juegos aparte del Dixit y el Código secreto, claro.

      Tan sólo voy a discrepar en una cosa: «Si la gente se lo pasa bien jugando a ellos (y evidentemente lo hace), sinceramente hay que rendirse a la evidencia: son divertidos (y por tanto, buenos juegos) para muchísima gente».

      Es verdad que el criterio de los (supuestos) expertos no es más que un criterio, y no debería ser más válido que el del resto, al menos en lo que a gustos se refiere. Por poner un ejemplo, yo soy de los que dicen que la peli del Equipo A no está nada mal, y me la suda lo que opine el resto.

      Pero en tu afirmación creo que hay que señalar un hecho, y es que en general la gente que juega a estos juegos populares no ha probado otros juegos mucho mejores. Es como si te gustan los San Jacobos… pues sí, están ricos, pero entonces un buen día alguien te pone un buen cachopo delante, y tu listón y tu vida cambian. A lo mejor es en ese momento cuando te das cuenta de que realmente antes no te estabas divirtiendo, sólo pasando el rato en sociedad. Que lo que te divertía (¿entretenía?) era pasar el tiempo con tus amigos, no el juego en sí, que no era bueno.

      Pero repito, máximo respeto a quien le gusten los party games.

      Y perdón por la extensión de la respuesta, pero tu comentario lo merecía.

  6. Los peores sin duda para mi, son los juegos de «hacer el gilipollas», ya bastante hago el mono yo sin que nadie me tenga que decir que ahora debo imitar a yoqueséque. Me sacan de mis casillas tanto como los juegos de karaoke que había en las consolas (gracias a los dioses han pasado de moda).

    Odio los juegos que te obligan a hacer cosas ridículas porque si y todos los demás a mirar, el idiota que los inventó seguramente consideraba que era una buena forma de romper el hielo y confraternizar. Parece que a ese señor se le olvidó que para eso ya está el whisky.
    Con lo tranquilo que está uno charlando mientras se toma algo. Dios! no puedo con ellos.

    1. Jajaja bien, me alegro de no ser el único… tal vez no esté tan viejo para esto después de todo. O tal vez vosotros sí lo estéis…

  7. Los peores sin duda para mi, son los juegos de «hacer el gilipollas», ya bastante hago el mono yo sin que nadie me tenga que decir que ahora debo imitar a yoqueséque. Me sacan de mis casillas tanto como los juegos de karaoke que había en las consolas (gracias a los dioses han pasado de moda).

    Odio los juegos que te obligan a hacer cosas ridículas porque si y todos los demás a mirar, el idiota que los inventó seguramente consideraba que era una buena forma de romper el hielo y confraternizar. Parece que a ese señor se le olvidó que para eso ya está el whisky.
    Con lo tranquilo que está uno charlando mientras se toma algo. Dios! no puedo con ellos.

  8. A mí alguien me hace lo que a ti con el trivial, y probablemente hasta le retire la palabra XD

    Coincido bastante contigo en estos puntos, aunque la verdad es que solía jugar con gente más abierta a otras cosas y no tan cerradas, y aun así algún party caía de vez en cuando. De todas formas, suele funcionar bastante bien tratar de colar algún filler a los muggles. Suelen ser una droga de paso para algo más grande.

    Pero vamos, que si estás en esa situación de tener un grupo de gente que no quiere jugar «a cosas frikis porque son cosas frikis», mejor desiste, saca unas cervezas, y disfrutad de la conversación en el sofá o en el bar. El alcohol es el juego de mesa definitivo xD

    1. Desde luego, yo ya no propongo nunca nada. El problema es cuando ocurre lo que decía al comienzo, que alguien ha traído el Party y «toca» jugar. No hay escapatoria.

  9. Raziel Jharkav

    Comprendo lo que dices…me pasa igual con muchos juegos. También pondría en la lista los que yo llamo los pierde manos, juegos como el Junggle Speed y similares.

    1. Sí, los juegos de velocidad y reflejos, que terminan inevitablemente en cartas rotas = juego roto. Debo reconocer que éstos al menos sí son más divertidos aunque sólo sea por la adrenalina que desprenden a veces. Pero sin duda los meto en el mismo saco.

  10. Raziel Jharkav

    Comprendo lo que dices…me pasa igual con muchos juegos. También pondría en la lista los que yo llamo los pierde manos, juegos como el Junggle Speed y similares.

    1. Sí, los juegos de velocidad y reflejos, que terminan inevitablemente en cartas rotas = juego roto. Debo reconocer que éstos al menos sí son más divertidos aunque sólo sea por la adrenalina que desprenden a veces. Pero sin duda los meto en el mismo saco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio